Temas

3. Las colonizaciones holandesa, británica y francesa

Los holandeses se encontraban en la vanguardia del capitalismo comercial del siglo XVII. Sus métodos financieros se contaban entre los más desarrollados dentro del contexto europeo (sistemas de crédito, costos de flete, concentración y fluidez de capitales) y esta superioridad los había convertido en los dueños del comercio marítimo mundial. Las compañía por acciones de las Indias Occidentales y Orientales apoyadas por el Estado holandés‚ impulsaron la expansión colonial tanto en Oriente como en América. Dentro de este proceso encontramos la ocupación holandesa en Brasil, en el Caribe y también en la costa atlántica de América del Norte. La ocupación holandesa en América del Norte fue breve. Y el núcleo más importante de esa colonización fue el puerto de Nueva Amsterdam (actual Nueva York) verdadero centro cosmopolita de intercambio comercial. La colonia de Nueva Holanda, como se denominó a los territorios holandeses en América del Norte, no significó un atractivo para el traslado de grandes contingentes migratorios de origen holandés‚ pero en pocos años los colonos de Nueva Amsterdam se adueñaron del tráfico ilegal de las colonias inglesas.

Por esta razón se entabla una guerra económica entre Inglaterra y Holanda que finalizará  con la destrucción del poder holandés en América del Norte.

Más breve que la holandesa y sin dejar consecuencias económicas importantes la colonización sueca se centralizó en la región del río Delawere. Desde el punto de vista económico el rubro más importante fue el tráfico de pieles pero en pocos años los suecos fueron desplazados por el empuje holandés antes que éstos a su vez fueran desalojados por Inglaterra.

Mapa de las trece colonias inglesas en América

La colonia de Virginia creada por una compañía por acciones pudo sobrevivir a las dificultades que presentaban los primeros momentos de la colonización gracias a la introducción del cultivo del tabaco. En pocos años el tabaco convirtió a Virginia en una colonia de monocultivo protegida por Inglaterra que monopolizó la comercialización de dicho producto. En Virginia la distribución de tierras la realizó la compañía en forma directa a los colonos. En el siglo XVII las parcelas repartidas a los colonos fueron reuniéndose en pocas manos y de esa forma un siglo más tarde se consolidó el latifundio de plantaciones de tabaco al que se agregó posteriormente el cultivo de algodón. Estas grandes unidades de producción promovieron la distribución de la población en áreas rurales y consecuentemente no se dieron las condiciones para que aparecieran las grandes concentraciones urbanas. De este modo surgió una clase dirigente de propietario de plantificaciones que adoptó actitudes aristocráticas y señoriales intentando reproducir el estilo de vida de 1a metrópolis. Esta elite colonial de Virginia practicaba el anglicanismo (religión oficial de la monarquía inglesa) y participaba activamente de la administración de la iglesia anglicana y de los asuntos públicos. La gran demanda inglesa y mundial de los productos coloniales fundaron las bases de una economía floreciente que alcanzará  su apogeo en el siglo XVIII. Estas circunstancias explican el desinterés de estas colonias en la participación del proceso de emancipación colonial y la tendencia al aislamiento de las colonias de plantaciones con respecto a los intereses políticos de los restantes estados americanos que surgieron como consecuencia de las guerras de independencia.

Al norte la región de Massachusetts se convirtió en el segundo centro de colonización anglosajona. Los grupos colonizadores que fundaron la colonia de Massachusetts que fue el núcleo originario de la región conocida como Nueva Inglaterra eran en su mayoría disidentes religiosos pertenecientes a diversas sectas del puritanismo. El puritanismo de Nueva Inglaterra afectó profundamente la vida económica, política y social de la colonia. La injerencia en la administración colonial por parte de los colonos fue dominante al punto que quedaba en manos de los colonos la elección del gobernador de la legislatura y la distribución de las tierras.

Así como los portugueses y españoles, los primeros exploradores franceses que llegaron en la región buscaban rutas paras las indias y yacidas de metales preciosos. En 1524, el rey de la Francia envió el explorador italiano Giovani da Verrazano para explorar la región entre Florida y Tierra Nueva buscando un camino para el Océano Pacífico. Sin conseguir su objetivo, él pero fue el primero europeo que la historia oficial considera haber explorado la costa americana del Atlántico Norte (EUA y Canadá). Algunos creen que la Tierra Nueva fue descubierta en 1472 por el navegador portugués Joao Vaz Corte Real, 20 años antes de Cristóbal Colón aportar en la América.

En 1534, Jacques Cartier hizo la primera de los tres viajes de explotación de Tierra Nueva y río San Lorenzo. En 1541, Cartier fue en búsqueda del legendario Reino de Saguenay y fundó un poblado permanente en el Río San Lorenzo. En agosto de 1541 fue construida una fortificación denominada Charlesbourg-Royal, después abandonada, donde hoy queda Quebec. Cartier continuó la búsqueda del lugar legendario y llegó al río Ottawa. Cartier volvió para la Francia en 1542.

Mapa de los viajes de Jacques Cartier

En 1562, el rey Carlos IX envió Jean Ribault y un grupo de huguonotes (protestantes franceses) para fundar una colonia en el Norte de la América. Ellos exploraron el Río St. Johns donde actualmente queda Jacksonville, Florida. El segundo en mando René Goulaine de Laudonnière fundó el Fort Caroline en 22 de junio de 1564. En 1565 a España a través de Pedro Menéndez de Avilés fundó la colonia de St. Augustine a 60 km al sur, amenazando las fuerzas francesas del Fort Caroline. Menéndez marchó con sus tropas y saqueó el Fort Caroline en 20 de septiembre de 1565, asesinando muchos y haciendo con que la Francia abandonara definitivamente el área.

Canadá y Grandes Lagos

El siglo XVI la Francia, que había concentrado sus intereses en el Canadá, fundó Tadoussac en 1599. En 1608, Samuel de Champlain estableció un puesto comercial que dio origen la ciudad de Quebec, que después se haría la capital de la Colonia Francesa del Norte de la América. En Quebec, Champlain fue forzado a aliarse a nativos contra el ataque de los indios iroqueses. La explotación de los Grandes Lagos prosiguió y en 1634 Jean Nicolet llegó al actual Wisconsin.

En 1663, Louis XIV declaró la Nueva Francia como una colonia real. Fueron enviadas embarcaciones conteniendo 775 mujeres para que se casaran con los asentados en la región; la población en la región comenzó a crecer y llegó a 85.000 personas en 1754.

Fuera del dominio real, padres jesuitas y huguenotes continuaron a establecerse en la región del río Hudson y New York.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s